alojamientos granada




El hammam

Ya los pueblos antiguos, nómadas, romanos, bizantinos, árabes, etc. tenían sus propios rituales para tomar sus baños, estos rituales llegaron a occidente bajo el nombre de Hammam (baños árabes) aunque en realidad la palabra Hammam lo que significa es “sala de baños”. En España se tiene la creencia de que en la Edad Media solo los islámicos tomaban baños, esto es una idea equivocada pues los judíos y los cristianos también tomaban baños, lo que ocurre es que entre los cristianos esto solo era patrimonio de reyes, nobleza e incluso una parte del clero y algunos burgueses.

Están basados en las antiguas termas romanas, los había desde los muy sencillos y más económicos, a los más sofisticados y con todo lujo de detalles para los sibaritas, el precio también variaba, aumentando a medida que aumentan los lujos y las prestaciones que se ofrecían.

El origen de esta antigua tradición popular es probable que provenga de las recomendaciones sobre higiene y abluciones que la religión islámica inculcó en sus creyentes, un hadith del Profeta dice así “La higiene es una manifestación de la fe”, para el mundo islámico el agua es un don divino (quizás por la escasez en los desiertos donde vivían) El agua, también significa Sabiduría profunda y pureza, para ellos es la bebida por excelencia...” que apaga la sed del alma”, por estas razones y otras muchas para los islámicos el Hammam es paso obligado en los grandes acontecimientos de su vida, nacimiento, circuncisión y matrimonio.

En un Hammam todas las personas reunidas al mismo tiempo se parecían, no había diferencias sociales ni de clases, ya que prácticamente se tomaban desnudo salvo por el pestamac, no hay mas signos que indiquen quien es quien, pero en realidad ¿qué es un Hamman? Pues podríamos decir que además de una sala de baño era también un lugar de reposo, que a parte de proporcionar la higiene que no existía en las viviendas era también verdaderas fuentes de intercambio de ideas y discusión social, política y cultural.

Recuperando la tradición de nuestro pasado andalusí:

Hamman, Baños Árabes situado en la Calle Santa Ana, nº 16 (junto a Plaza Nueva), es similar a los auténticos baños árabes de la Alhambra, la belleza de la arquitectura musulmana con sus arcos y celosías, la luz es difusa y su ambiente cálido con un agradable olor a aceites y esencias que junto al alegre chapoteo del agua y la música “arabizante”, ayuda a crear un clima de magia sin igual que nos transporta a nuestro pasado Andalusí.

¿Cómo tomar un Hammam en estas instalaciones? Digamos que tiene su ritual. Sus reglas. Su tiempo. Hay que entrar mojado, es como el despertar de los sentidos a través del agua.

Nada más entrar nos entregan unas toallas para secarnos – sólo hay que llevar un traje de baño y si tienes el pelo largo lo ideal es llevar una goma para el pelo – e igualmente nos indicarán que disponemos de unas taquillas donde depositar algún objeto de valor, a continuación pasamos a los vestuarios donde dejamos nuestras ropas, (y nuestro espíritu occidental), nos ponemos el traje de baño y pasamos al al-bayt al-maslaj o vestíbulo, una preciosa sala de columnas donde nos damos en una ducha rápida, acto seguido pasamos por el zaguán, que es un Lugar de descanso, donde durante el tiempo que duran los baños, te puedes sentar a charlar, en voz baja eso si (esto es muy importante pues la relajación llega ayudada del rumor del agua, la tenue música árabe y el olor de las esencias), o simplemente como su propio nombre indica, descansar...Justo al lado se encuentra la sala de agua fría o al-bayt al-wastani, aunque esa no es nuestra siguiente parada, nosotros nos dirigimos al al-bayt al–sajun que es la sala caliente, donde nos introducimos en las cálidas aguas durante unos diez minutos, finalmente dispone de una nueva y amplia piscina de agua templada. En cada sala encontramos fuentes de agua caliente en donde, si quieres, para seguir el ritual correctamente debes mojarte los brazos, piernas y espalda...Y cuando estamos completamente relajados y con la piel preparada, llega el punto estrella de la visita al Hammam: el masaje con aromaterapia. Estos duran aproximadamente 10 minutos (escasos pero suficientes – existe la posibilidad, siempre dependiendo de disponibilidad, de duplicar su tiempo por un incremento módico del precio -).

Al salir de ese oasis de tranquilidad, disfrutaremos de una taza de té conversando.

En definitiva, el Hammam es sedante y analgésico, descongestiona y limpia la piel. La estancia en el Hammam es de una hora y media aproximadamente, os aseguro que saldréis totalmente revitalizados pero a la vez muy muy relajados. Y tú ¿a qué esperas para conocerlos?


INFORMACIÓN PRÁCTICA

Los horarios son desde las 10 de la mañana a las 23:30 de la noche durante todos los días incluido domingos y festivos, teniendo un coste de 26 €, aunque los clientes de los Alojamientos disfrutan de una tarifa especial reducida

Disponen igualmente de bonos con precios especiales.

Es importante reservar previamente sobre todo para los fines de semana.

Teléfono: 958 22 24 28

Correo Electrónico: reservas@granada-in.com

Para más información de horarios y tarifas puedes visitar su página web

http://www.granada-in.com/hammam_granada-in.html

O para el resto de sus servicios de ocio y turismo (denominados “Lugares de Ensueño”) en otros puntos de la geografía española a través de la página http://www.grupoalandalus.com